†_Historia del Cine Gótico_†

Historia del Cine Gótico

El período mudo.

https://i2.wp.com/www.jankopinski.com/Assets/images/Nosferatu.jpg

El origen del cine gótico se remonta a los comienzos del expresionismo mudo alemán. La primera película que reune los dos géneros es El Gabinete del Doctor Caligari (Das Kabinett des Doktor Caligari), dirigida por Robert Wiene en 1919.  

Si bien la escenografía no encuadra dentro del esquema de lo gótico, ya que es netamente surrealista, el film en sí, tanto en su tema como en la atmósfera, introduce los primeros conceptos del horror gótico.

Esta original historia sobre sueños, sonambulismo, locura, amor y maldad nos transporta a un ambiente gótico sin necesidad de valerse de cementerios ni de castillos embrujados.

 

A pesar de estar también enmarcado dentro del expresionismo mudo alemán, Nosferatu, el vampiro una sinfonía de horror (Nosferatu, Eine Symphonie des Grauens), es un film netamente gótico. Dirigido por F. W. Murnau en 1922 esta película incorpora elementos distintivos del género tanto en su escenografía, clima, actuación y tema, incluyendo el primer vampiro de la historia del cine.

El vampirismo es el tema gótico por excelencia siendo Nosferatu la primera adaptación fílmica no acreditada de la novela Dracula de Bram Stocker.

 

Max Schreck interpretaba al conde Orlock ya que por razones de derecho de autor no se podía utilizar el nombre de Drácula. Su caracterización era la de un demonio infernal, calvo, con orejas puntiagudas, rostro pálido, dientes afilados y garras. El maquillaje iba sufriendo cambios sutiles a lo largo del film volviendo su aspecto progresivamente más repelente. En muchas escenas de ataque y depredación su larga y grotesca sombra lo predecía como si se tratara de una profecía maligna.

Murnau filmó gran parte en exteriores, en pueblos reales y castillos auténticos, dándole al film una idea más de realismo que la mayoría de las producciones alemanas hechas en estudio. Contiene el expresionismo de ese período, pero es un expresionismo dibujado por la naturaleza en vez de armado artificialmente.

La película es al mismo tiempo aterradora y ricamente romántica siendo considerada una de las mejores expresiones del género vampírico.

 

El gótico llega a América en el año 1925 con el film mudo producido por la Universal El Fantasma de la Ópera(The Phantom of the Opera) dirigida por Rupert Julian. La acción transcurre en el teatro de la Ópera de París que ha sido construído sobre catacumbas medievales. Allí se desarrolla esta historia de amor tortuoso y no correspondido. El Fantasma, un ser desfigurado y misterioso oculto tras una máscara, está enamorado de Christine Daae, una cantante suplente, por quien hará todo lo posible para llevarla al puesto de prima donna.

La película hace uso expresivo de luces y sombras, creando una atmósfera inquietante .Esto se refleja en la escenografía que abunda en caracteres góticos tanto en la Ópera como en las catacumbas que se encuentran debajo; dando la sensación de dos niveles: el de arriba, el teatro, donde el Fantasma aparece sólo como una sombra y el de abajo, las salas de tortura, donde el Fantasma es una presencia real plena de poder. Lo cual hace pensar en dos planos: el consciente o diurno y el inconsciente o nocturno que subyace bajo el primero.

Lon Chaney interpreta el papel del Fantasma dirigiéndose a sí mismo en algunas escenas y utilizando un maquillaje de su creación para desfigurarse el rostro. Esto sumado a su genial pantomima le ayudaría a crear el Fantasma mas extraño y horrible de todos.

 

El gótico de la universal

Ya dentro del cine sonoro, en el año 1931 la productora Universal lleva a la pantalla su versión de Dracula dirigida por Tod Browning. El personaje del Conde es interpretado por Bela Lugosi cuya caracterización será recordada como la del "Drácula clásico". Lugosi vestido en un elegante traje victoriano y con una capa de satén negro y rojo, estaba más cerca de un aristócrata misterioso y fascinante, que de un monstruo sediento de sangre. Su lenguaje es un lenguaje de miradas y sonrisas, exenta de colmillos, en donde la maldad se capta de una simple alteración de sus rasgos faciales. Su personificación ha sido copiada por muchos pero nunca igualada. Es más, hasta el mismo vivió los últimos años de su vida en el mundo de fantasía de sus films, hasta que finalmente fue enterrado con su capa de Drácula.

https://i1.wp.com/faculty-staff.ou.edu/L/A-Robert.R.Lauer-1/nosferatu.jpgEl film en realidad está basado en la obra teatral del mismo nombre que era interpretada por Bela Lugosi, quien le rogó al director de la Universal, Carl Laemmle, que le dejara el papel protagónico. El estudio quería a Lon Chaney, quien ya había interpretado a un falso vampiro en London After Midnight (1927), pero murió antes de que la producción se pusiera en marcha.  

 

Del mismo modo que en la novela de Stocker la película está dividida en dos partes: en la primera, Drácula aparece como amo y señor de su mundo: un universo extraño, donde las criptas cubiertas con telarañas, se alternan con lóbregas escalinatas, encontrando su máxima expresión en la cuidada fotografía en blanco y negro (Karl Freund) del hermoso y siniestro castillo gótico; acentuando el lado romántico de la narración; en la segunda, el Conde Drácula instala su anormalidad en la convencional sociedad londinense. El impacto que había provocado el mundo malsano del comienzo se desvanece cuando la acción se traslada a Inglaterra. Drácula traslada su persona pero no su mundo.

La sordidez impuesta, se verá potenciada por la casi ausencia de contenido musical (no olvidemos que este es el primer film de terror sonoro). Al no existir todavía el concepto de música cinematográfica, la banda de sonido esta especialmente cuidada, dejando con ello que los sonidos ambientales potencien el entramado sonoro: sirenas de barcos, gritos de horror, aullidos de lobos, etc.

El tema de una mujer vampiro ha sido tocado anteriormente en el film de Carl Dreyer Vampyr (1931-1932) que estaba sutilmente basado en la novela Carmilla de Sheridan Le Fanu. Este fue uno de los films de vampiros más extraños y menos reconocidos. Se encuentra a mitad de camino entre el cine mudo y el sonoro, ya que ha pesar de estar sonorizado continua usando la técnica de carteles explicativos típicos del período mudo.

La acción transcurre en un clima onírico e irreal, en parte gracias a la fotografía de Rudolph Mate que filmó solamente al anochecer y al amanecer utilizando una lente de gasa.

Vampyr no funciona mediante los típicos standards del horror tale como la sensación de shock o las acciones físicas, deja mucho mas librado a la imaginación y a la participación mental de la audiencia que ninguna otra película de terror. La escena que aún hoy es la más espeluznante es cuando la cámara reemplaza la posición del actor en el ataúd, permitiéndole al espectador la inconfortable sensación de que también ha sido atrapado vivo dentro del cajón.

Poco después del Drácula de Tod Browning, otra novela gótica clásica fue hecha por la Universal. El film de James Whale de 1931 Frankenstein (también conocido como Frankenstein, the Man Who Made the Monster) fue una versión simplificada de la muy compleja y filosófica novela de Mary Shelley. El papel del monstruo le fue ofrecido a Bela Lugosi quien lo rechazó porque pensaba que sus dotes como actor no se reflejarían tras la excesiva cantidad de maquillaje. El rol recayó entonces sobre Boris Karloff quién gracias a este papel heredaría el reinado del horror que hasta ese momento le pertenecía a Bela Lugosi.

El maquillaje del monstruo fue diseñado por Jack Pierce. Varias capas de gasa y sustancias tóxicas se usaron para crear la apariencia única de la criatura mediante un método doloroso que llevaba mas de cuatro horas diarias de aplicación.

Las dos grandes pasiones de James Whale eran evidentemente la pintura y el expresionismo alemán. Esto se ve reflejado en los decorados expresivos, con sus cielos constantemente brumosos, en los encuadres geométricos, en la interpretación de los actores, en la contrastante iluminación en blanco y negro y en una puesta en escena creada con un concepto netamente pictórico.

 

El gótico actual 

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.poster.net/depp-johnny/depp-johnny-edward-mit-den-scherenhaenden-1192572.jpg” porque contiene errores.

Tras estas dos décadas de esplendor, el horror gótico ha sido gradualmente reemplazado por otros subgéneros como el Gore. Muy pocas películas se realizaron en los años posteriores. En 1979 se filmaron las remakes de dos clásicos: Nosferatu y Dracula.

Nosferatu (Nosferatu, Phantom der Nacht / Nosferatu, the Vampyre / Nosferatu, the Phantom of the Night) fue escrita, producida y dirigida por el alemán Werner Herzog. Esta remake en color mantiene la calidad y la oscura estética del original. Klaus Kinski es adecuadamente maquillado para verse como el Conde Orlock de Max Schreck, logrando una interpretación memorable. Este film está muy lejos del estilo comercial de Hollywood, siendo una verdadera obra de arte dentro del horror contemporáneo que debe ser tomada muy en serio, mucho más que Dracula de John Badham. Esta versión es aterradoramente teatral, protagonizada por Frank Langella como un héroe trágico y romántico con una hipnótica mirada de fuego y una voz profunda que induce al trance. La mayor crítica que se le hace a esta película es la falta de colmillos y de sangre, e intentar comparar la actuación de Frank Langella con las clásicas de Bela Lugosi y Christopher Lee.

Dentro del variado panorama del cine de horror en los años ’80, abundante en parodias, comedias y espectaculares efectos especiales, sólo podemos destacar dentro del subgénero que nos importa el film británico del año 1986 Gothic dirigido por Ken Russell. La película trata sobre los hechos acontecidos una noche de Junio de 1816 en la residencia suiza de Lord Byron, en la que se encontraban reunidos Mary Shelley, su esposo Percy y el Dr. John Polidori. Bajo el efecto de drogas y alcohol se dedicaron a relatar historias de fantasmas entre las que surgieron Frankenstein de Mary Shelley y El Vampiro de John Polidori. El film transcurre dentro de un clima gótico-alucinatorio con una cuidada fotografía y puesta en escena.

El único autor moderno que incursionó con continuidad dentro del género gótico es Tim Burton quien reflejó todo su mundo oscuro y fantástico en sus posteriores realizaciones. Basándose en una idea propia concibió El Joven Manos de Tijera (Edward Scissorhands – 1990). Esta es una surrealista y hermosa variación del mito de Frankenstein que bajo la inocente apariencia de un cuento de hadas se esconde un sustrato mucho más retorcido y perverso. Edward (Johnny Deep) es la creación de un científico anciano interpretado por Vincent Price, en una póstuma y breve aparición, quién muere antes de finalizarla, dejándole en lugar de manos filosas tijeras. El Joven Manos de Tijera queda así sólo, aislado en su castillo gótico del cual es arrancado y llevado a convivir con una familia en un pueblo típico americano. Allí descubrirá que sus manos le impiden acercarse a todo aquello que lo atrae, destrozando todo lo que toca.

Por Gotico666oscuro

https://i0.wp.com/www.best-horror-movies.com/images/nosferatu_clutching_heart_small.jpg 


About this entry