†_Elizabeth Bathory_†

Elizabeth Bathory


(bathory, la condesa sangrienta)

Más conocida como La Condesa Sangrienta, debido a los macabros y depravados crimenes que cometió, Elizabeth Bathory fue una aristócrata húngara perteneciente a una de las mas ilustes familias de Europa. De hecho de esta misma familia tambien fueron Esteban y Sigmund Bathory que ocuparon los tronos de Polonia y Transilvania, respectivamente, además de varios dignatarios de la Iglesia y ministros de Hungría.
Popularmente se cree que mataba a sus jovenes doncellas para bañarse en su sangre porque creía que así se mantendria joven y bella. Se dice que llegó a asesinar a 650 personas para este proposito. Actualmente y despues de las investigaciones llevadas a cabo no se sabe a ciencia cierta si esto es verdad o no, aunque si se puede asegurar que cometió una gran cantidad de crimenes de extrema crueldad.
La historia de Elizabeth comienza en 1560, fecha en la que vino al mundo en el seno de una de las más importantes familias de Hungría. Su castillo se encontraba en Cachtice, ciudad situada en Eslovaquia.También paso parte de su vida en Viena donde tenia una mansión cerca del palacio real en el centro de la ciudad. Allí se hizo construir una jaula de hierro dentro de la cual torturaba a las jovenes doncellas.
Gran parte de los investigadores achacan los malvados instintos de esta condesa a la degeneración genética a la que habían llegado los miembros de esta familia debido a la endogamia, pues la única manera de mantener las posesiones era el matrimonio entre familias nobles húngaras. De hecho, Elizabeth era muy propensa a ataques de epilepsia, y entre los de su estirpe había numerosos antecedentes de prácticas de magia negra y satanismo; además, su hermano Stephen y su tía, ambos de marcada tendencia homosexual, fueron conocidos libertinos en su época, y, por si fuera poco, cabe citar el caso de su antepasada Clara Bathory, que, al decir de los cronistas, aparte de practicar todo tipo de enfermizas aberraciones sexuales envenenó a su marido.
A los once años Elizabeth se prometio con Ferenc Nadasdy, el hijo de otra familia húngara de la aristocracia. Se fue a vivir con la familia de Ferenc, al sombrio castillo de Csejthe. Allí le gustaba jugar con los niños de los Nadasdy, pero pronto quedo embarazada de uno de ellos. Debido a este incidente a los 13 años se la tuvieron que llevar en secreto hasta un castillo donde tuvo al hijo que fue sacado del país. Dos años después se casó con Ferenc Nadasdy.
Ferenc, que poco despues sería conocido como El Caballero Negro, por sus destacadas proezas como general en el campo de batalla, era tan cruel como su mujer. Estuvo la mayor parte de su matrimonio luchando contra los turcos y cuando volvía a casa disfrutaba torturando a los prisioneros. De hecho enseño varias técnicas de tortura a Elizabeth. Una de las tecnicas preferidas de tortura de Elizabeth era introducir finas agujas debajo de las uñas de sus sirvientas, o simplemente clavarlas en su piel. También se decía que daba llaves o monedas al rojo vivo para quemar las manos de las doncellas, o que las tiraba a la nieve para despues echarles agua fría hasta verlas morir congeladas.
Se cuenta que Ferenc enseñó a Elizabeth como mantener la discipina de sus doncellas. Sacaban a las chicas desnudas al exterior y recubrían sus cuerpos con miel. Las dejaban un día entero fuera, de manera que eran picadas por mosquitos, abejas y todo tipo de insectos.
El hecho de que Ferenc estuviera ausente gran parte del tiempo fue la causa de que Elizabeth buscara refugio en numerosos amantes de ambos sexos de los que pronto se aburrió, de forma que, intetando buscar nuevos divertimentos, llamo a gran cantidad de brujos y alquimistas que la iniciaron en ciertas prácticas de brujería en las que se centró su vida a partir de entonces, especialmente cuando, a la muerte de su esposo en 1604, vio las puertas abiertas para entregarse a esta nueva pasión. Esto tambien dio a Elizabeth via libre para desarrollar sus propias perversiones sexuales. Segun un registro del juicio celebrado en 1611, una vez prendio fuego al vello pubico de una de sus criadas. Tambien le gustaba mucho que sus doncellas se desnudaran para ella.
El origen de la historia que dice que utilizaba sangre para fines cosmeticos es que se dice que un día, propinó una violenta bofetada a la criada que la estaba peinando, con tan mala fortuna que ésta comenzó a sangrar y su sangre salpicó la mano de la condesa. Convencida de que el trozo de piel donde había caído la sangre se veía más lozano, proyectó tomar baños de sangre humana para mantener su juventud y belleza eternamente. A partir de este momento comenzó una orgía desenfrenada de asesinatos (se citan más de seiscientos cincuenta) que se prolongó por espacio de diez años, durante los cuales sus criados recorrieron la región a la caza de jóvenes vírgenes, cuando no era ella misma la que las atraía al castillo con el señuelo de ser empleadas como sirvientas. Allí, las aldeanas eran encerradas en las mazmorras del castillo, a la espera de ser degolladas para que su sangre llenara la bañera de la cruel condesa.
Una temporada que la condesa estuvo enferma en cama mando que le llevaran a una joven doncella para hecerle compañia. Cuando esta llegó, se avalanzó sobre ella, la mordió en la mejilla, le arrancó un trozo de hombro con los dientes y le clavo los dientes en un pecho.
Llegó un momento que el guardar tal numero de cuerpos en el castillo se convirtio en un gran problema. Incluso al principio se guardaron algunos cuerpos debajo de las camas. Sin embargo, el hedor era tan insoportable que algunos sirvientes llevaron los cuerpos a un campo cercano a la ciudad, con lo que empezaron a circular leyendas entre la gente de la existencia de vampiros los cuales eran la causa de los cuerpos llenos de sangre que se encontraban alrededor de la aldea.
Bathory poseía muchas más riquezas que el propio rey Matias II. Debido a esto en cuanto al rey le llegaron noticias de lo que en el castillo de la condesa estaba ocurriendo decidio actuar de inmediato, motivado por causas económicas. Poco despues el rey ordenó en Bratislava al conde Thurzo que investigara los hechos. Si pudieran encontrar a Bathory culpable de brujería, todas sus posesiones pasarian directamente al rey y ademas se anularia toda su deuda hacia ella.
Sin embargo el conde Thurzo era un gran amigo de la familia Bathory y pudieron hacer un trato con él: habría un juicio conducido por Thurzo antes de que el rey pudiera actuar. Bathory no comparecería pero sus complices serían llevados a juicio. De esta manera las propiedades se quedarian en manos de la familia Bathory.
El plan se llevo a cabo y los complices de la condesa fueron ejecutados de forma cruel. Se les arrancó los dedos con tenazas al rojo vivo y después se les tiró vivos a la hoguera. En cuanto a Elizabeth su condición nobiliaria le permitió escapar del verdugo, pero no salió indemne del proceso, pues como expiación de sus crímenes fue condenada a prisión perpetua y a ser emparedada en el castillo de Esei, con tan sólo una diminuta rendija por la que le daban comida y agua. Murió a los cincuenta y cuatro años, dentro de la cámara que llevaba siendo su tumba desde hacía casi un lustro.
Los documentos existentes demuestran la union entre la familia Bathory y la de Vlad Tepes, Drácula. De hecho un miembro de la familia Bathory, Stephen Bathory, estuvo fue quien dirigio la mision que devolvio a Dracula al trono en 1476. Además los antepasados húngaros de Drácula estaban relacionados con el clan Bathory.
Si esta historia te ha parecido interesante, no puedes dejar de escuchar el disco Cruelty and the Beast del grupo britanico de black metal Cradle Of Filth, basado integramente en la vida de este singular personaje.
Restos de su Castillo: 

Para más informacion puedes consultar las siguientes referencias:
  • Una web interesante sobre la condesa en El Santo Oficio.
  • A Brief on the life and death of Hungary’s infamous Blood Countess, Elizabeth Bathory-Nadasdy
  • McNally, Raymond T., Dracula was a Woman: In Search of the Blood Countess of Transylvania. McGraw-Hill Book Company, 1983.
  • McNally, Raymond T., and Radu Florescu. In Search of Dracula: A True History of Dracula and Vampire Legends. Connecticut: New York Graphic Society, 1972.
  • Ronay, Gabriel. The Truth about Dracula. New York: Stein and Day, 1972

Referencias: La Vieja Posada, Escalofrío.com

Por Gotico666oscuro


About this entry