†_La Psicología Gótica_†

La Psicología Gótica

El miedo y los horrores son de lo más indispensables si se desea conocer en realidad al ser humano en su plenitud. Tal vez la ignorancia en la ciencia del conocimiento humano se deba al falso pudor de quienes no se han atrevido a escribir sobre de ello. Encadenados a sus prejuicios y temores, se limitan a relatar puerilidades que todo mundo conoce, sin aventurarse a bucear en los siniestros laberintos, plagados de fantasmas, del alma humana, ni a describir y a comunicar sus descubrimientos a sus semejantes. 

Los góticos sí lo hemos hecho y lo hacemos, mas no todos. La prisión de la vida que delatamos es la imagen de la soledad de un universo habitado por las monstruosas criaturas que atormentan al espíritu. Los góticos somos en el fondo el símbolo de la incomunicación, de alcanzar una comunicación imposible, de reflejar toda esa pesadez que es la vida, todo el orgasmo que son los sentimientos, pero que tal parece nadie capta.  En todo caso, los señalamientos que caen sobre los semejantes se convierten en placeres para nosotros. 

Los góticos proponemos que el miedo sea sacado de lo oculto y lo irrelavantemente convencional y elevado a la realidad obscura del destino humano. El conocimiento científico nos ha enseñado que el mundo es discontinuo; que la noción de vida no es más que un existir entre los momentos de un tiempo dividido y que éste se transforma del sueño a la vigilia. Así, el aspecto último del mundo y del conocimiento es la muerte: un saber del que se puede obtener un placer ignoto. Así el gótico busca esa convivencia con uno mismo, esa escape de la cotidianidad, ese experimentar al máximo los sentimientos. 

La filosofía gótica es difícil de entender, puesto que esta está allí pero cada quien la interpreta como la entiende y como la siente. Entonces se tratará de explicar brevemente y sencillamente. 

El gótico refleja que la sociedad nos tiene oprimidos y sojuzgados a un sistema nihilista y totalitario el cual no nos deja ser y nos quiere tener alienados, así se podría decir que estamos muertos, a pesar de que estamos vivos; solo estamos condenados a morir ya que es para lo único que nacemos y lo único seguro que tenemos, así el gótico trata de despojarse de todo eso y experimentar y encontrar en uno lo que la sociedad  y el mundo no dan, esos sentimientos, esa alegría y esa sonrisa de decir hola. El gótico refleja esa soledad que tiene la gente a pesar de estar rodeada por mas gente. De esa muerte que nos espera a cada momento en cualquier lugar. El sentir los sentimientos al máximo, sea cual sea este y que en cualquier momento podemos morir. 

La sociedad reprime la expresión de sentimientos, a menos que sea con fondos comerciales, así que el gótico refleja esa indiferencia a la vida y a los sentimientos, a la belleza a lo efímero a lo etéreo a lo mágico a lo humano, esa indiferencia que se convierte en armagedon interno de emociones y sentimientos, en un éxtasis emocional propio. 

El vestirse de negro, el maquillarse, el tener muchas perforaciones o tatuajes es por estética, por mostrar algo que nos gusta y que nos hace ver bien, cuando en nuestra sociedad los modelos estéticos de belleza los dan la televisión y no el gusto personal. En todo caso cada vestimenta, tipo de maquillaje, perforación, tatuaje etc. etc. solo tiene un significado y ese es un significado personal. 

El gótico es en pocas palabras dolor, miedo, angustia, sátira y soledad. Es en realidad una forma de vivir marginalmente en este  mundo. Es hacer de la vida lo que se desea, sin tener que involucrar a otros que no nos entiendan, es tolerar la existencia y libre pensamiento, es crear libremente lo que se crea conveniente, es eyacular mentalmente con el orgullo de saber lo que se está haciendo, es en realidad una forma de vida, una manera de pensar. 

El gótico es muerte pues es lo único justo, es la mitad entre el paraíso y el infierno, no hay cosas buenas ni malas, es lo objetivo, es la muerte, lo real, lo único seguro de todo,  no-dios, no-diablo, no amo, no esclavo la muerte es la única manera de salir con los honores propios. 

El gótico es miedo, pues la humanidad lo causa por sí misma. 

El gótico es angustia y desesperación por no poder convencer al mundo de sus errores y no poder hacer entender al hombre que nos estamos asesinando los unos a los otros, que no hay justicia, que estamos cansados de eso, hartos de no poder vivir y que nos tenemos que refugiar en nosotros mismos para gritar, para vivir, para sentir, para ser, para gritar “¡ya no puedo más!" Y entonces aislarnos de ellos y hundirnos en una depresión para siempre, en una soledad en compañía. 

El gótico es un sueño en el que podemos ver nuestras fantasías y hacerlas realidad… a nuestra manera. 

Gótico es pues el poner la existencia del hombre frente a las dos realidades más absolutas e ineludibles de nuestra realidad: la vida y la muerte.

Góticos Sentimientos

Gótico es el primer romántico. También, paradójicamente, es el último escalafón del romántico. Cuando se transforma, es capaz de escuchar el rumor del mundo: la noche brilla con una intensidad casi enloquecedora, se oye el barullo del insecto sobre la hoja, la estatua parpadea . El vampiro es extremadamente frágil. El mundo lo avasalla y lo mata. Por eso él se apaga, se esconde, se repliega. Es un fóbico. Solamente un hambre muy intensa puede sacarlo fuera.

Para el gótico el mundo es una herida hiperrealista.
En la luz, en los colores, en la belleza, en los paisajes (no dejará de advertirse la naturaleza estrictamente visual), hay algo agresivo, doloroso. Las cosas, iluminadas por la luz eleática e inexorable del sol "astro obsceno", son masivas, aproblemáticas, imponentes, rotundas. La luz directa es la muerte o la locura.

Gótico es un animal audiotáctil, no visual. Nadie más ajeno a la intensidad, idea romántica. El placer, palabra tan excesiva, tan teatral, tiene que ver menos con encender que con apagar cierta intensidad, con filtrarla y controlarla.

Tiene que ver con una huída, o mejor, con un repliegue:
en los sonidos, en la textura de sonidos y cosas, en su densidad, su porosidad, sus irregularidades. Gótico es alguien que quiere desesperadamente apagar el mundo para controlar el ardor hiperestésico que le provoca. Escribir, pensar, razonar, hacer música, son parte de sus estrategias. No es contradictorio y ni siquiera raro que gótico se retire hacia una estética más bien clásica y apolínea. En esa acción obtiene pautas, ritmos, rutinas perceptuales e intelectuales. Son formas negativas, opacas y tranquilas del placer. Alivio.

Se reconocen unos en o contra otros. Van a morir y están atravesados por una especie de urgencia, una ansiedad vital, eléctrica, innoble. Son adolescentes. A pesar de su espectaculari-dad, la identidad romántica siempre vacila, se indecide, pende. Ellos necesitan probar, saberse vivos.

En cambio, el gótico, sencillamente, está solo. Es un condenado, un escindido. Su identidad es lo único absoluto. Ya no necesita testimonios externos que lo confirmen, y por eso lleva la soberbia hasta el extremo de no reflejarse en los espejos ¿qué espejo, por otra parte, podría devolver esa hipertrofia, esa desmesura?.

Ninguna ansiedad vital, nada que probar. Sencillamente seguir viviendo: arte melancólico de oscurecer, velar, filtrar. Menos que a morir, le teme a no morir del todo. Teme que no suceda, algún día, el alivio definitivo que disuelva en la nada ese yo despótico, (esa callada megalomanía).

image hosting file

apartado por Gotico666oscuro

Anuncios

About this entry