†_Magia Blanca & Magia Negra_†

Magia Blanca & Magia Negra
 
Magia Blanca
 
 
 
 La magia blanca son aquellas fórmulas litúrgicas destinadas a modificar o cambiar la realidad mediante procedimientos mágicos, divinos o trascendentes que son aceptadas por una sociedad determinada.
 
 
 
  • La magia blanca es menos poderosa.
  • La magia blanca es más fácil y económica.
  • La magia blanca no suele implicar consecuencias desagradables ni peligrosas.
  • La magia blanca no sirve para satisfacer las bajas pasiones.
  • La magia blanca es popular, está aceptada socialmente e incluso está de moda en determinados círculos.
  • La magia blanca no sirve para desactivar a la magia negra.
 
 
Magia Negra

 

 La magia negra son aquellas fórmulas litúrgicas destinadas a modificar o cambiar la realidad mediante procedimientos mágicos, divinos o trascendentes que no son aceptadas por una sociedad determinada.

 

 

  • La magia negra es más poderosa.
  • La magia negra es más difícil y costosa.
  • La magia negra puede implicar consecuencias desagradables y peligrosas.
  • La magia negra sirve para satisfacer las bajas pasiones.
  • La magia negra es impopular, produce rechazo social e incluso puede ser ilegal en algunas de sus manifestaciones.
  • Sólo con magia negra se puede desactivar a la magia negra.

En realidad sólo hay una magia

La magia blanca es la parte de la magia aceptada por la sociedad, y la negra la parte que no está aceptada. En general, la sociedad acepta los rituales inocentes y ligeros que pretenden alcanzar objetivos que a su vez están aceptados, preferiblemente si no entran en mucha contradicción con la  moral o religión mayoritaria. Y en general, la sociedad no acepta los rituales severos y demasiado eficaces, en particular si pretenden alcanzar objetivos también rechazados, y muy en particular cuando los rituales o los objetivos entran en colisión con los valores morales comúnmente aceptados o la religión mayoritaria. Al renunciar a estos rituales y objetivos, la magia blanca pierde una parte muy significativa de su poder.

 

Para hacer que la magia funcione…

 En la tele, la embrujada habitual hace unos pases con las manos y, ¡zas!, ocurren un montón de cosas maravillosas. Sin embargo, en la vida real no es así. Por ello, la gente cree que la magia no funciona. Que es cosa de ficción, o de niños. Bueno, pues se equivocan. Es verdad que a mucha gente no le funciona. Pero eso es

porque ni la conocen ni la saben utilizar.

La magia funciona y es una poderosa herramienta para cambiar tu realidad.

Pero ni es un interruptor que pulsas para encender o apagar la luz a tu capricho, ni funcionará sin convicción, pasión y acción.

 

Como el agua sobre la piedra…

La magia no es un "interruptor" que enciende y apaga la luz a tu capricho. La magia es más bien como la cascada desgastando la piedra, o las olas del mar dando forma a la arena. Cuando realizas un hechizo o conjuro, lanzas olas a la realidad. Si no son lo bastante fuertes, se disolverán antes de alcanzar su objetivo. Si las lanzas mal, llegarán al sitio equivocado o producirán efectos distintos a los que deseas. Si son demasiado intensas o turbias, los resultados serán catastróficos. Si no las lanzas con constancia y paciencia, no modificarán la realidad lo suficiente. Y si no hay una realidad contra la que lanzarlas, ¿a qué juegas?

 

En todos estos casos, parecerá que la magia no ha funcionado o contribuirás a la leyenda de que es algo incontrolable y peligroso. Cuando en realidad la magia es hermosa, segura y sobre todo, eficaz.

 

Para que la magia funcione, te hará falta:

Conocimiento: Necesitas saber lo que haces y ejecutarlo bien. De lo contrario no obtendrás resultados, éstos serán inesperados o alcanzarán lugares y gentes muy lejos de ti.

Convicción: Si no crees en la magia, la magia no creerá en ti. Hacer un hechizo "por probar" es no hacer nada. Si dudas, convéncete. Cuanto más creas en la magia, más creerá la magia en ti.

Pasión: Al realizar un acto mágico, todo tu cuerpo, tu mente y tu corazón han de estar en él y con él completamente. Debes concentrarte y activarte. De lo contrario, el acto no surtirá efecto.

Acción: Si no juegas a la lotería, nunca te tocará, ¿verdad? Pues todo acto mágico debe realizarse junto con acciones positivas para conseguir lo deseado o estarás susurrando a la nada.

Apartado  expuesto por Gotico666oscuro

About these ads

About this entry